Cuando hablamos de paisajismo, jardinería o elementos vegetales; se nos viene a la cabeza irremediablemente elementos orgánicos formados por las masas verdes irregulares.

Tendemos a asociar “lo verde” con formas distraídas que no responden a ninguna geometría definida y, por el contrario, relacionamos la arquitectura y el diseño con líneas rectas y elementos volumétricos de fácil identificación.

 

“Si hablamos de cubo, esfera, pirámide…nadie duda que son elementos construidos por la mano del hombre y por lo tanto artificiales. Si hacemos referencias a masas, todo el mundo sabe que hablamos de vegetación y organicismo”

 

Sin embargo, existe una “arquitectura de las plantas” que nos da la opción de incorporar formas reconocibles a nuestro jardín; hablamos del arte topiario. La jardinería topiaria encuentra su máximo exponente en el Boj, o como se le conoce científicamente “Buxus sempervirens”. A diferencia de otros arbustos que hemos visto ya como la Lavanda o el Ave del paraíso que tienen formas orgánicas, el Boj no destaca por su floración o por su follaje; su punto fuerte es su fácil modificación formal a través de la poda que permite generar formas imposibles para la naturaleza.

 

Boj -Diseño Topiario para un jardín de forma

Jardín de forma, Boj o Buxus sempervirens

El Boj es un arbusto que podemos encontrar en muchos parques de nuestra ciudad formando pequeños setos o escultura topiarias un poco más atrevidas. Su punto fuerte, como ya hemos comentado, es la facilidad con la que podemos modificar su aspecto inicial y convertirlo en un cubo (para realizar setos perfectamente alineados), en una esfera (para enmarcar zonas o colocarlos dentro de maceteros) o simplemente, el animal u objeto que más deseemos tener en nuestro jardín.

Las principales características formales del Boj, que lo hace tan atractivo, son una conjunción de habilidades que lo hacen óptimo para la formación de volúmenes:

 

  • Gran Porte: Hablamos de una especie que puede llegar a los 3 metros de altura (una planta de un edificio) creando así la posibilidad de crear vallados, barreras visuales o grandes esculturas. Además, tiene un radio de 2 a 3 metros por lo que un ejemplar en su máxima expansión nos permite generar cualquier figura de ese tamaño.
  • Mantenimiento: Su crecimiento es bastante lento lo que facilita las labores de poda. Una vez realizado el diseño, hay que ir definiéndolo ya que se ve afectado por el crecimiento natural de la planta. Al ser de desarrollo lento, estas podas sistemáticas se reducen al mínimo. Además, estas especies son bastantes longevas llegando a perdurar más de 200 años por lo que son una buena inversión si se saben mantener.
  • Resistencias: El boj es un arbusto de batalla, tiene altas resistencias y se adapta a la mayoría de situaciones y problemas en el diseño de un jardín. Es por ello que su uso es muy extendido en parques y espacios públicos. Aguanta muy bien las heladas ( hasta -15Cº), las sequias las tolera medianamente, resiste la salinidad y la cal en el agua y puede aguantar leves encharcamientos en el suelo. Como veis, aunque no llega a ser tan “todoterreno” como los cactus, sus aptitudes son bastante buenas. Requiere una exposición solar plena o semisombra y, aunque también podemos verla en lugares sombríos, no es conveniente.

 

boj jardineria topiaria

La textura gruesa del Boj nos permite realizar cualquier diseño gracias a su densidad.

Como veis, es una opción muy a tener en cuenta para setos, molduras o esculturas singulares en tu jardín. Aunque su floración es poco interesante, destaca más por su gruesa textura que permite dar robustez a su forma y una sombra considerable.

Es aconsejable que la poda de estos elementos las realice un jardinero profesional para no dañar la planta (aunque admite podas severas). Aun así, si te ves con ánimos siempre puedes realizar tu mismo el diseño de tu primer Boj e ir perfeccionando poco a poco las formas y volúmenes hasta que llegas a ser todo un artista del arte topiario.

Eso sí, una vez terminada la poda de formación no te olvides de aplicar los productos fitosanitarios necesarios para evitar que hongos y otros patógenos penetren en el espécimen y lo infecten.

Ejemplos de diseño topiario en el jardín

Por último, te dejamos un par de ejemplos de cómo el diseño topiario en jardines puede modificar de manera sustancial la forma y esencia de un jardín dándole un carácter más personal y fresco.

 

 

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del Paisaje.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer más