Si hay algo que nos llama poderosamente la atención en el paisaje, es sin duda algunas sus colores. La increíble gama cromática de colores fríos que puede llegar alcanzar un atardecer o los colores verdosos de un bosque nos transporta a un mundo de sensaciones que nos aleja de la oscura y gris ciudad.

Cuando desde Paissano desarrollamos proyectos de paisajismo, tenemos muy en cuenta los colores predominantes en el ambiente e intentamos generar pavimentos, material vegetal, mobiliario… acordes con la gama cromática predominante en la zona de actuación.

Las relaciones entre colores funcionan a cualquier escala, es por ello que pueden ser aplicables a tu jardín y puedes sacar un gran partido de ello.

 

“Un jardín monótono en una gama plana de verdes no dice mucho. Sin embargo, el uso de colores y texturas en los puntos clave hace que el jardín adquiera una fuerza y una intencionalidad que no dejará indiferente a nadie”

 

Como veis, el color es otra característica del material vegetal que puede relacionarse (y debe) profundamente con la textura. La semana pasada dedicamos una entrada completa a hablar sobre “LAS TEXTURAS EN EL JARDÍN” así que si quieres obtener más información para poder optar a un diseño de jardín lo más completo posible no dudes en leerla como acompañamiento a esta entrada.


Los Colores y sus Funciones

Cada color tiene una función en el paisajismo y la jardinería. El estudio de la cromática es muy parecido a como se trata en la pintura…con una diferencia, en este caso el color base del lienzo es verde y no blanco (debido a que la mayoría del follaje vegetal suele tener este color). Esto hace que algunos colores como el rojo o el naranja sobresalgan más que los azules al estar más alejados del verde.

Para entender el color en el jardín es imprescindible prestar atención inicialmente a la rueda de color básica para que sepamos donde se encuentra cada cromatismo y que colores tiene cerca o lejos.

 

rueda color diseño de jardines

Entender la rueda de color nos facilitará mucho las cosas a la hora de elegir los cromatísmos de un jardín.

Ahora que ya sabemos donde habita cada color pasaremos a explicar uno a uno los 8 colores básicos con lo que podemos trabajar:

 

  • VERDE: El color base por naturaleza. Será el fondo de la mayoría de nuestras composiciones vegetales. El verde es una mezcal de azul y amarillo siendo más vivos aquellos verdes que tienden a este último color. Es un color neutro que encaja bien con todos los demás colores y nos permite generar el espacio tipo donde trabajar. Aunque pueda parecer un color del que poco hay que hablar, es importante estudiar los diferentes tipos de verdes (y sus texturas) para saber a que cromatismos deberá de tender el jardín. Es importante estudiar y comparar de primeras el delicado equilibrio de este color de fondo.
  • ROJO: Uno de los colores con el mayor contraste hacía el verde. Es el cromatismo que más suele sobresalir de un jardín (por eso las rosas rojas nos resultan tan altamente atractivas) siempre y cuando se ponga sobre un fondo verde. Hay que tener mucho cuidado con no colapsar el jardín con este color, ya que una pequeña zona de actuación en cromatismos rojos puede ser tan llamativa como una gran masa arbustiva en verdes. Armoniza con todos sus colores cercanos como el rosa anaranjado o el violeta.

 

  • NARANJA: Uno de los colores más cálidos, junto al amarillo, de toda la gama cromática. El naranja suele ser un color muy agradecido dentro de la naturaleza ya que da la misma calidez que el rojo pero sin ser tan altamente estridente. Lo podemos encontrar en la flor del Ave del Paraíso donde su intenso cromatismo entre naranjas y azules hace las delicias de cualquier jardín o terraza. Si lo combinamos con otros colores en el mismo macizo debemos de tener cuidado al compensar las masas ya que es un color que llama mucho la atención negando otros colores cercanos.

 

jardinería y paisajismo

Los colores naranjas llenan de alegría cualquier zona donde se posen.

  • AMARILLO: El amarillo es pura luz en el jardín. Las margaritas suelen ser un claro ejemplo de como el amarillo genera puntos de alegría dentro de las masas verdes. Para levantar un jardín en colores cálidos, el amarillo junto al rojo y al naranja son tus aliados. Aun así, a diferencia de estos dos últimos, no tiene tanto peso y es necesario colocar grandes masas para que no se pierda al enfrentarse a colores más potentes como los anteriormente descritos.

 

  • AZUL: el azul es un color complicado en el jardín y en el paisajismo debido a que nos apaga el jardín y llena la composición de matices fríos y tristes. Por norma general, los colores anteriormente descritos al azul suelen ser los que más éxito tienen…aun así, ningún color como el azul nos brindará tantos matices, hacía violeta o verde, que lo vuelvan un color mágico. A la hora de combinarlo es mejor dejarlo solo o con colores azulados en distintas gamas.

 

  • BLANCO: Pureza, sin más. Un color sumamente neutro que combina a la perfección con todo (incluido el problemático azul). No es frío ni cálido, lejano ni cercano…simplemente es neutro. Muy luminoso capaz de dar puntos de luz en un jardín con sombras o verdes oscuros. Depende de la especie, el blanco puede tender más a grises o tener ligeras tonalidades azules.

 

  • ROSA: El rosa es en verdad el color claro del rojo, sin embargo, al encontrarse tan arraigado en los macizos de flores de jardines y terrazas, es necesario hacedle una mención especial. Es un color vivo, alegre capaz de levantar cualquier jardín y llenarlo de luz. A diferencia del rojo, no es tan agresivo y se deja combinar mejor con otros colores que tiendan a la neutralidad.

 

  • VIOLETA: Por último, el color violeta se encuentra en las flores como una mezcla de rojo y azul que, dependiendo de la especie, tiende a coger más matices de uno o de otro. Es un color muy pacifico como el azul que da sensación de tranquilidad y serenidad. Armoniza perfectamente con la gama de rojos y azules y contrasta con fuerza con los blancos, amarillos o anaranjados.

 

Color en el Jardín

Los violetas san tranquilidad y estaticidad al jardín.

 

Como veis, el cromatismo en el jardín no consiste simplemente en rellenar con todas las plantas de colores que queramos nuestro entorno. El estudio previo de las masas cromáticas nos asegurará el éxito del futuro jardín y por ello es necesario centrarse inicialmente en el posicionamiento de los elementos, el estudio de sus texturas y de sus colores.

Esperamos que la entrada os haya gustado y que a partir de ahora seáis capaces de realizar macizos vegetales equilibrados cromáticamente. Si tenéis alguna duda o queréis saber algo más sobre el color en las plantas solo tenéis que escribir un comentario más abajo y os resolveremos vuestras dudas lo más rápido posible.

 

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del paisaje.

Te puede interesar: