Arrancamos con las pilas cargadas una semana más y para inaugurar este mes que empieza os traemos un elemento nuevo, lleno de color y que nos va a permitir levantar un jardín en cualquier rincón de vuestra casa o terraza: las kokedamas.

Las kokedamas son elementos vegetales de origen japonés que consisten en bolas de tierra arcillosa recubiertas de musgo y que permite decorar cualquier espacio con auténticos jardines colgantes.

Jardín Japonés: Aprendiendo a hacer kokedamas

Jardín Japonés: Kokedama, Diseño y Vegetación Oriental

En primer lugar, necesitarás reunir los siguientes materiales:

  • Una planta de tamaño pequeño: Puedes elegir la que más te guste pero has de tener en cuenta que vamos a usar musgo, que es un planta con poca tolerancia a la luz directa, por lo que te recomendamos que elijas una planta de sombra o semisombra. Puedes usar plantas como las orquídeas, el bambú, las hortensias trepadoras, la hiedra o los helechos.
  • Tierra akadama. La tierra akadama es un tipo de tierra roja de propiedades arcillosas que se usa generalmente como abono para bonsáis por sus características especiales respecto al tamaño de grano que permite la aireación del suelo y las raíces. No es una tierra difícil de encontrar y su precio oscila entre los 15 y 18 euros.
  • Musgo. Son plantas muy simples, sin vasos conductores, ni flores, ni frutos que viven en medios muy húmedos y sombríos pero resistiendo bien los momentos de sequía. Podrás adquirirlo fácilmente en tu vivero habitual e incluso por internet.
  • Hilo de algodón.
  • Hilo grueso o cáñamo.

¿Todo listo? ¡Pues empieza la diversión!

  • Retírale toda la tierra que sea posible a las raíces de la planta que has elegido, hasta que éstas queden expuestas. Hazlo con cuidado para dañar lo menos posible las raíces.
  • Mezcla una pequeña parte de la tierra que has retirado con la tierra Akedama y riega esta mezcla con agua. Prénsala hasta que la consistencia de la tierra te permita hacer una bola. Trabaja la tierra como si fuera arcilla. Recuerda que el tamaño de tu bola debe ser suficientemente grande para poder introducir las raíces de la planta que has elegido.

bolas de kokedama

 

  •  Coge el musgo y envuelve cuidadosamente la raíces de tu planta con movimientos  circulares hasta que queden firmes y compactas. Luego ata el cordón de algodón alrededor de estas. Con el tiempo este cordón se disolverá y será absorbido por la tierra.
  • Haz un agujero en tu bola de tierra akadama e introduce con mucho cuidado las raíces de tu planta. Cuando estén dentro vuelve a cerrar la bola hasta que la esfera quede perfectamente sellada. ¡Este paso es una labor de auténtica ingeniería,pero no tengas miedo, recuerda que solo es tierra, si se rompe o se deshace la bola usa un poco de agua como pegamento y podrás rehacerla sin problemas.
  • ¡Vamos a por el último paso! ¡Es el más divertido! Coge la bola de akadama, ya con la planta integrada, y envuélvela con el musgo presionando suavemente con los dedos para que quede bien fijado a la tierra. Después usa el hilo grueso o de cáñamo para pasarlo alrededor de la bola de musgo como si estuvieras envolviendo un paquete, no cortes el hilo sobrante. No es necesario que lo envuelvas demasiado, sólo es un punto de sujeción. No apliques mucha fuerza, recuerda que es un elemento vivo que necesita respirar.

kokedamas

¿Has elegido ya el lugar de tu casa en el que quieres tener un jardín? Pues instala un gancho en el techo ( no tienes porque usar taladros, existen ganchos adhesivos que puedes quitar fácilmente) y usa el hilo restante para colgar tu nueva kokedama.

Este tipo de elementos vegetales nos permiten a todos tener en casa elementos florales sin necesidades de gastar mucho dinero ni de disponer de grandes espacios. ¡Así que Paissanos animaros a fabricar vuestro propio jardín vertical!

Kokedamas interiorismo

Te puede interesar: