El Cytisus scoparius o retama, es una planta de gran rusticidad que podemos encontrar en la mayoría del paisaje de los montes españoles. Es una planta muy asociada al campo y a la naturaleza…pero eso no la descarta como especie propia en el diseño de un jardín mediterráneo.

Estamos acostumbrados a elegir especies exóticas como el Ave del paraíso o la Kniphofia pero son, precisamente las plantas propias de nuestro entorno, las que mejor se adaptan a las condiciones climáticas en el diseño de nuestro jardín.

 

“No debemos caer en el error de pensar que las especies comunes en nuestro paisaje más cercano no son dignas de estar en nuestro jardín. Si se saben combinar y hacer buen uso, tendremos combinaciones vegetales interesantes con un bajo mantenimiento”

 

Así pues, desde Paissanoos queremos animar a que no tengáis miedo de usar retama para generar grandes masas amarillas perimetrales o borduras en los caminos. Pero antes, debemos de repasar las necesidades y particularidades de la retama.


La Retama como Solución de Grandes Masas

Esta especie destaca sobre todo por su marcado acento naturalizado y su llamativa floración amarilla. Hay que tener en cuenta que es una especie que crece rápidamente y que tiene una volumetría difícil de controlar por podas por lo que tenemos que tener en cuenta que tenga espacio para crecer a la hora de planificar su plantación. Llega a tener 3 metros de altura y 3 metros de diámetro… por lo que su contorno en considerable.

Su textura media y su forma esparcida nos proporciona una sombra interesante (menos que un árbol pero mayor que la mayoría de arbustos) a tener en cuenta a la hora de usarla y, al ser caduca, deja pasar la luz en invierno.

No temas por su perdida de hoja en los meses fríos, sus ramas siguen quedando verdes por lo que no se llega a tener un perdida total del color y la volumetría.

Sus características flores amarillas miden unos 2 cm y se encuentran solitarias o en parejas por todos los tallos dando una explosión de color en los meses de floración (abril – mayo – junio – julio) que es donde más potencial encuentra la retama.

 

Retama Flor

flores y plantas

 

La velocidad de crecimiento de la planta es considerable y su longevidad roza los 25 años. Sus resistencias son bastante aceptables y se adapta a la mayoría de condiciones de estrés: aguanta la sequía, heladas no menores a -5Cº, suelos pobres, suelos con salinidad, resiste medianamente el agua con cal, los suelos poco drenados… como veis tiene una alta rusticidad y versatilidad que la hacen muy recomendable.

Su situación dentro del jardín debe ser siempre a pleno sol y podemos usarlos en grupo para marcar grandes masas, acompañando caminos o de manera individual como hito dentro del proyecto. Debemos de cuidarnos de no exponerla excesivamente a jardines cercanos al litoral ya que no aguanta bien las brisas marinas.

A la hora de combinarla con otras plantas, es recomendable tener en cuenta que la retama tiende a desvestirse por abajo con el paso del tiempo y que para combatir esto debemos combinarlo con otras especies como el brezo que tapara este efecto y le dará una marcada composición natural al conjunto.

 

flores y jardines

Un camino acompañado de macizos de retama

Esperamos que a partir de ahora tengáis en cuenta esta especie en vuestro jardín. La retama, al igual que el romero o la lavanda, son especies de marcado carácter mediterráneo que debemos respetar y entender ya que se encuentran, de manera arraigada, en nuestra cultura.

 

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del paisaje.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer más